Cuadras y cuadras caminadas ininterrumpidamente. Ni frío, ni calor, sólo la incómoda congoja. La tos del tiempo lluvioso abunda en mi garganta. Raspa. siento hastío. Pasan los años y la tos apaga las veletas con astucia. Sigue ahí. En la garganta, en el tiempo lluvioso. Me detengo de golpe, con la sensación de tener que cercar un quiste. Alambrarlo, para rápidamente extraerlo.

Quiero que sea ahora, ya, que pare de latir el quiste, que pare de latir el terror. Quiero que en el tiempo crudo de la Navidad la desesperanza se arrepienta. Quiero interrumpir la danza áspera del tono sombrío de la tenebrosa incertidumbre.

Vuelvo a caminar. Veo luces, arbolitos, diarios con noticias :de guerras ¿cercanas?, ¿lejanas? Guerras. Noticias de niños con hambre, investigaciones científicas, bolsas de valores de Nueva York, Tokio, Argentina. Bolsas de números, bolsas de pobreza impregnando el aire del mundo. ¿Y el quiste? Late. No encuentro alambre de púas para cercarlo. Me dicen que se vendió íntegramente el stock en las ferreterías, que desde hace tiempo se está usando para que todo y todos vivamos bien aislados.

La tos colabora ampliamente con mi cuerpo que se va volviendo pesado. Entre los dos atragantan las palabras. Los autos pasan por las calles, los semáforos hacen señas, los árboles canturrean. Alguien pasa sonriendo. El quiste, se que no es un quiste, es como una bola de fuego en mi plexo solar, atornillado a mi vida.

Pienso que si no hay alambre de púas podré usar ladrillos huecos para rodearlo. Si, ladrillos huecos, así en sus agujeritos ubico algún cuadro, algún muñequito, algún florero con florecidas de colores, algún recuerdo hecho papel. Algo para decorar para que no se note tanto esa pelota dotada de poca imaginación y una comodidad inagotable. Nunca se mueve del plexo solar. Está ahí, sólo la tos la zarandea como si estuviese en una hamaca.

Navidad, música, colores ¿y los ángeles? Este año están ocupados, tejen la historia cósmica en dimensiones invisibles. ¿Y nosotros?, tejemos la historia del planeta tierra en dimensiones visibles, a la luz de los ogros, a la luz de los cocodrilos sabios que vuelven al agua cuando en tierra los hombres se comen entre ellos. Tos… tos… raspa y se divierte. Me miro al espejo. Soy joven para sentirme tan vieja.

Paso por un puesto de flores, al lado hay un viejito pidiendo limosna. ¿Cómo puede ser… la perfección de la naturaleza, el perfume de los jazmines, el rojo anunciado de las rosas, el cielo azul, las nubes blancas, y el viejito pobre, solo, sin casa, pidiendo pan?

Llegué caminando al río, hay barquitos, barcos, olas, bruma. El banco en la costanera sonrie. Es de piedra, anciano, bueno, frío, está ahí… Me siento, lloro y lloro y lloro. Una pareja de la mano dándose besos grandotes sonríe y sigue su camino. Pasa un niño corriendo, está descalzo, me mira, sonrie y me pide dinero. Yo aún no sonrío, tengo tos, tengo esa bola de fuego que me molesta, quema, pulsa, duele.

¿Por qué? Respiro, siento la brisa, las gotitas de lluvia me traen calor.

¿Estoy loca, las gotitas de agua no traen calor? Lavan, mis ojos se abren, mis manos se amplían. Mi cuerpo respira. Tal vez deba saber cómo quiera inscribirme en la biografía del planeta tierra. ¿Lo estaré haciendo y no me dí cuenta?

Soy de aquí, soy de ahora, las Pléyades sonríen. Por fin un mensaje claro, preciso, audaz. Soy de aquí, de éste Planeta Tierra, dónde conviven la alegría y el dolor a razón de desavenencias y desmayos. Irá llegando el tiempo de la armonía. Soy de aquí, ahora. La tos anunciaba sentirme aquí, ahora, en permanencia y movilidad, como escenas de una vida entre vidas, tiempo entre tiempos. Sonrío. No soy viejita, ni joven. Soy. Nace mi plegaria de Navidad.

«Pido al Cielo amor para mi planeta tierra,
Pido a los hombres y a mi misma calor, constancia y fuerza para crear mundos fecundos,
Me pido trasmutar toses y quistes en gestos que acunen paz.»

Licenciada Rut Diana Cohen



Cada vez estoy más convencido de la existencia en una relación entre la ciencia, el arte, la filosofía, la religión, etc. Y si somos observadores podemos encontrar vínculos en todos ellos.

Pienso en la Biblia en donde muchas veces se repite que Dios creó con el verbo, y también pienso en Freud y Lacán cuando se refieren a algo parecido, pero limitado al microcosmos hombre. Pienso en la matemática su relación con las letras, y en la Kábala mística. Todo parece comandado por fuerzas inteligentes y poderosas.

Apenas podemos creer y explicar el efecto de nuestros pensamientos sobre nosotros mismos, menos podemos entender la eficacia de la palabra o el significante y su poder. Además es bien cierto que algunos creen que dicha eficacia pueden ir mas allá de lo corporal.

De hecho la tradición que tenemos respecto a brujerías, maleficios etc, se basa en el uso apropiado de palabras claves, que supuestamente al pronunciarlas en una secuencia inviolable, produce sus devastadores efectos. Es bien cierto que la antropología descartó todo esto, pero que tienen efecto, tienen efecto…

Al respecto si vamos a creer que la antropología descarta los maleficios como reales, también tiene que descartar al psicoanálisis en sus axiomas o postulados fundamentales. ¿Es común que una ciencia niegue a otra, tan definitivamente? Sin embargo eso es lo que se puede inferir en la lectura de algunos textos de ambas disciplinas.

Con esto no quiero más que poner en duda el efecto del intelectualismo desmedido, que tiene la facultad para hacer de alguien "un bueno" o "un malo" de acuerdo a cómo se maneje la información que poseen. ¿Quién es el bueno y el malo en esta guerra que los norteamericanos declararon contra un desierto donde no hay nadie, o solo civiles sufrientes encadenados a un régimen totalitario y sin libertades?

¿Cómo es posible convertir pensamientos en síntomas corporales? Parece hasta un proceso directo si lo consideramos como algo que pasa dentro de una misma maquinaria. Podemos pensar en el modo como lo que estoy escribiendo en este teclado, es decir mis pensamientos, se incorporan a una máquina, en forma que en última instancia puede hacer funcionar una impresora y llevarla al papel (acción sobre un cuerpo).

Pero eso no parece demasiado interesante. O tal vez lo sea demasiado, si vemos toda la potencialidad de ese fenómeno.

Pensemos que si tenemos el poder, a través de la mente, de manejar nuestro cuerpo para enfermarlo, también deberíamos tenerlo para curarlo, también para rejuvenecerlo y para hacer prodigios que normalmente son considerados como milagros.

Sería bueno recordar que en este pobre mundo coexisten el bien y el mal, y podemos probarlo con todo nuestros quehaceres. Un cuchillo puede curar o puede provocar dolor o matar. Una limosna entregada a un borracho puede generar pleitos y pesares a gente inocente. Es difícil o imposible establecer "reglas de oro" para vivir, porque si dijéramos "siempre debemos ayudar al prójimo" puede darse el caso que comenté del borracho, o bien podemos contribuir "generosamente" a una supuesta gran causa, cuyos fondos en la realidad se destinan al terrorismo, como lamentablemente se comenta a raíz de los hechos acaecidos en el mundo.

Entonces retomando el tema. Si podemos a través de la mente, lograr efectos en el cuerpo, deberíamos investigar en forma científica y personal, cada uno de nosotros, cómo puede hacerse esto.

Profundizando, siempre decimos que queremos ser felices, pero ¿trabajamos para serlo? ¿dedicamos algún tiempo para reflexionar sobre lo que nos beneficia?

Mucho puede encontrarse en bibliografía sobre las somatizaciones, pero solamente recientemente está apareciendo algo sobre "visualización creativa" "meditación guiada" "experiencias guiadas" "el poder de la mente" etc, muy lamentablemente descartada por la "soberbia ciencia oficial" que lo único que logró hasta ahora debe haber sido erradicar la viruela (por ahora) y crear infinidad de bombas capaz de destruir todo, pero incapaz de generar recursos alimenticios a niños desnutridos de todo el mundo, que mueren por día en la misma cantidad que murieron en el atentado de las Torre Gemelas…

Eso demuestra definitivamente que la ciencia no es neutral. Para nada. Hay una decisión que impulsa a crear armas y no alimentos, y esa decisión es la que domina a la ciencia. Eso no es neutralidad, ni objetividad.

Creo que tenemos que independizar nuestra opinión de la de los científicos. Ellos trabajan para intereses que no son los nuestros.

Es buen momento para empezar a trazar nuestros propios marcos referenciales, nuestras propias creencias y nuestras propias investigaciones, para poder ser más autónomos en nuestra visión de la vida y de las cosas, y en consecuencia actuar y generar lo que nos haga bien, lo que nos dé la felicidad.

Es muy creíble que la mente tenga acción sobre el cuerpo y también es muy probable que tenga efecto más allá de él.

Propongo que empecemos a investigarlo…

Lic. Alejandro Giosa



Una colaboración con la Organización Mundial para la Salud
Fuente: Por el Dr. Carlos E. Baena-Cagnani - baena@powernet.net.ar
Resumen del trabajo presentado en el marco de ALERGOVIRTUAL 2001: www.alergovirtual.org
IIº Congreso Virtual Iberoamericano de Alergia, Asma e Inmunología Clínica.
Ponencia completa: http://www.alergovirtual.org.ar/trabajoslibres/10/10.htm

En diciembre de 1995 un grupo de expertos se reunió en la sede de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra para elaborar una nueva guía de recomendaciones para el diagnóstico y tratamiento de la rinitis que, paralelamente, abordara otros procesos inflamatorios interrelacionados y muy frecuentemente asociados como es el caso del asma.

Así nació ARIA sigla que proviene del inglés y que significa "Rinitis alérgica y su impacto en asma" (Allergic Rhinitis and its Impact on Asthma).

La iniciativa ARIA ha sido recientemente lanzada en Tokio en febrero de 2001 y más recientemente en Europa, durante el Congreso de la Academia Europea de Alergología e Inmunología Clínica en Berlín.

El Comité Ejecutivo de ARIA ha dispuesto hacer su lanzamiento en América del Sur, en el marco de las Jornadas Anuales de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC) y a modo de anticipo esta publicación tiene por objeto destacar los aspectos más sobresalientes de esta novedosa guía de recomendaciones.

Nueva clasificación de rinitis

Uno de los aspectos más importantes de ARIA es la propuesta de una nueva clasificación de rinitis. Tradicionalmente se la ha clasificado en dos grandes grupos: estacional y perenne y más recientemente se incorporó un tercer grupo que es el ocupacional.

Sin embargo, por numerosas razones esta clasificación no es operativa actualmente por lo que se prefiere dividirla en dos grande categorías: intermitente y persistente. Esta clasificación es más práctica y adecuada a la actividad clínica de la "vida real" y por otro lado tiene una enorme implicancia desde el punto de vista de la investigación clínica y de los aspectos regulatorios.

En lo que a la severidad se refiere se han establecido dos principales categorías: leve y moderada/severa. En rinitis no es tan clara, como podría ser en asma, la utilidad de la evaluación funcional nasal y, por lo tanto, los aspectos clínicos adquieren una gran relevancia en este sentido. Esta clasificación es más dinámica, como también lo es la rinitis y uno de los elementos muy importantes para establecerla es la valoración de la respuesta dentro del algoritmo propuesto para el tratamiento.

Principales recomendaciones

Las principales recomendaciones de ARIA tienen por finalidad incrementar la consideración de los principales aspectos de la rinitis alérgica ayudando a que los médicos no especialistas estén más advertidos de la magnitud de la rinitis alérgica, su impacto socio-económico y la interrelación con otros procesos asociados.

1. Clasificación de la rinitis alérgica como la mayor enfermedad crónica respiratoria considerando su:

  • muy alta prevalencia;
  • impacto en la calidad de vida;
  • impacto en el desempeño y productividad laboral/escolar;
  • carga socioeconómica;
  • relación con el asma;
  • asociación con sinusitis y otras afecciones como conjuntivitis y otitis.

    2. Junto con otros factores de riesgo ya conocidos, la rinitis alérgica debería ser considerada como un factor de riesgo para el asma.

    3. Se ha realizado una nueva clasificación de la rinitis alérgica:

  • intermitente
  • persistente

    4. La severidad de la rinitis alérgica se clasifica como "leve" o "moderada/severa" dependiendo de la severidad de los síntomas y el impacto sobre la calidad de vida.

    5. Dependiendo de la clasificación y la severidad de la rinitis alérgica recomienda un enfoque terapéutico escalonado.

    6. El tratamiento de la rinitis alérgica debe combinar:

  • evitar alergenos (cuando sea posible)
  • farmacoterapia
  • inmunoterapia.

    7. Los factores sociales y del medio ambiente deben ser optimizados a los efectos de permitirle al paciente una vida normal.

    8. Los pacientes con rinitis alérgica persistente deben ser evaluados para asma mediante historia clínica, examen del tórax y si es posible valorar el flujo aéreo antes y después del uso de broncodilatadores.

    9. En pacientes con asma deben ser apropiadamente evaluados para rinitis (historia clínica y examen físico).

    10. Idealmente debe ser utilizada una estrategia combinada para tratar enfermedades coexistentes de las vías aéreas superiores e inferiores contemplando la eficacia y la seguridad.

    11. En países en desarrollo, una estrategia específica puede ser necesaria dependiendo de la disponibilidad y accesibilidad a los tratamiento e intervenciones disponibles.

    Consideraciones finales

    A pesar del formidable avance en el conocimiento de las afecciones alérgicas es aún mucho lo que queda por comprender, como por ejemplo que no se conoce cuál es la precisa relación entre la inflamación de las vías aéreas y la expresión clínica de rinitis y asma.

    Una característica común del asma y la rinitis es la presencia de hiperreactividad bronquial (HRB) aunque su prevalencia es menor en esta última.

    La HRB es la consecuencia fisiológica de la interacción de mecanismos neurogénicos e inflamatorios. Las interacciones entre neurotrasmisores y células inflamatorias son factores importantes en la inmunobiología de la rinitis y el asma. Los reflejos nociceptivos y la vía parasimpática puede contribuir al emperoramiento del asma cuando la rinitis es activa.

    Esta concordancia inmunológica es la que ha permitido poner énfasis en la utilización de la inmunoterapia específica como forma de abordar sistémicamente afecciones "localizadas" pero que tienen una base inflamatoria inmunológica común.

  • Health I. G. News



    Enviar a un(a) amigo(a)
        enviar a un(a) amigo(a)    
       Imprimer/Imprimir
        imprimir    
       Vuestra opinión sobre estos artículos
        vuestra opinión sobre estos artículos    

    Regreso en visualización clásica