Antes de irse ella me había dicho que yo podría encontrar une vela, en el cajón de la derecha de su cómoda, en el caso de que sin luz eléctrica necesitara iluminación. En ese tiempo, en la casa del campo los cortes de luz eran frecuentes.

Mucho tiempo pasó sin que yo pudiera encontrar el sentido de esa, su frase, velada y algo misteriosa. ¿Porque misteriosa?

***

Un día de otoño, anos después, volví a esa casa de campo en la cual habíamos compartido de una gran parte de nuestra vida y me encontré en sombras dado que la luz había sido cortada, falta de habitantes. Las tertulias familiares reemplazadas por el silencio que en si mismo es testigo de ausencias pero no sinónimo de nostalgia.

Era el atardecer, mi primera reacción fue de ir hacia el exterior, así pude constatar algunos eucaliptos habían caído, que el campo estaba cubierto de altas malezas y que la casa del guardián y su familia estaba deteriorada, vacía y lavada por la lluvia.

Los cipreses habían crecido. ¡Decir que ellos fueron plantados cuando ella nació!

Yo la quise mucho. La vida nos separó. Cada vez que volví a la casa de nuestra infancia, yo contemplaba los cipreses que marcaban su ausencia y mis recuerdos. La casa de los guardianes había perdido una de sus puertas. Entré en esa casa en la cual cuando fuimos chicas habíamos estado cuidadas y alimentadas. Allí estaba todavía pero vacía la sólida mesa de campo. La chimenea sin fuego me llevó a recordar los momentos en los cuales junto al fuego nuestra guardiana nos contaba cuentos y cuentos hasta a veces, darnos miedo.

Recuerdos de Tati, de Dora, de Carlitos, de los asados nocturnos. juntas empezamos nuestras vidas, crecimos, tuvimos hijos, soñamos…

***

Ahora todo estaba solo, ni siquiera la cocina económica negra.

De pronto la casa convirtió en una especie de barco que parecía perderse en dirección de la eternidad.

***

De pronto pensé en las llamas y en las brazas rojas en el vientre de la cocina negra y a mi pasión sin límites de niña, de adolescente y de mujer tratando de descubrir formas arcaicas, cavernas, imágenes de amor para soñar.

Ambas habíamos descubierto el sentido de la vida adolescentes. Mónica quiso el mismo hombre toda su vida y fue feliz y aguantó las tormentas que no faltaron en su vida sostenida por un hombre sólido. Ella murió en sus brazos. ¡Muerte feliz!

***

Finalmente acepté de llorar, porque naturalmente la sorpresa de su partida me fijó en el asombro y en la reflexión después lloré y entré en la «casa blanca» de tío Edmundo y tía Zulema, la casa principal. Todo estaba en su lugar, incluso si la casa había sido vendida con el campo a un inglés llamado Bridges. El no se quedó, ni su mujer pero todo estaba en su lugar como en nuestra adolescencia.

Solamente el polvo del olvido osaba posarse sobre los objetos.

***

La noche avanzó sobre el día ella no estaba allí, yo tampoco gracias a mi imaginación vuelvo a la «casa blanca» de los tíos. Es bien de noche, una noche profunda y naturalmente, como en los cuentos hay una cómoda y en la cómoda una vela y en mis manos que no tremblan un encendedor y la luz se hace manifestando y diciendo que nos hemos reencontrado en la vibración intangible de la casa sin nombre de la eternidad.

Con todo mi amor querida Mónica:
Escrito en Paris el 11 de junio del 2011,
recordando sin rabia
pero también sin resignación
porque lo que fuimos
no será jamás perdido.
La verdad se incrusta en el alma y hace sendero en la memoria.
Tu prima Graciela
Doctora E. Graciela Pioton-Cimetti



Aquí estamos… siempre juntos… siempre siendo eso que somos… vida en movimiento…
Vida en movimiento que en vuestra encarnación sabemos que muchas veces algunas de uds en medio de tantas guerras y peleas se preguntan-
¿Es verdad, esto es vida?
Si también es vida con una conciencia desconectada del nivel de vuestra conciencia multidimensional.
De vuestra conciencia álmica, de vuestra conciencia espiritual.
El recordatorio es éste:
"Vida en movimiento es amor"
"Vida en movimiento es expansión".
Pero expansión no significa ocupar más lugar.
Expansión es simpleza y comunión con todo y con todos.
Y sabemos también que se preguntarán ¿cómo se hace eso?
Comunión con todo y con todos es ante toda una alineación con vuestro cuerpo de luz, con vuestro Merkaba.
Esa alineación es la pulsación, la vibración en vuestros cuerpos que relaja vuestros rostros, que alumbra una sonrisa.
Esa alineación es una limpieza en vuestros pensamientos que inaugura un corredor energéticos por el que transitan pensamientos proclives a la persuasión, al conocimiento, a la sencillez, a la tolerancia, a la investigación, a la generosidad, al amor.
Esa alineación es sentir a vuestros cuerpos físicos siendo uds.
Y si cuando uds hablan de vuestros cuerpos dicen mi cuerpo.
El recordatorio es que ese "mi cuerpo" es "yo" y no un extraño.
Ese mi cuerpo es la sede de la conciencia en vuestra encarnación, es la sede de la conexión con el cosmos, es la sede de eso que llaman espiritualidad.
Ese cuerpo, ese yo, es ADN.
¡Maravilla! ¡Es información de todo lo que es!
Esa alineación es una voluptuosidad en sentimientos de confianza, de creatividad, de credibilidad.
¿En qué?
En eso es que es vida en movimiento
Esa alineación es un recordatorio del sentido de vuestra encarnación en el planeta azul en los que uds llaman ésta época.
¡Época de conquista!
Conquista y apropiación de vuestra propia sabiduría,
Conquista y apropiación de libertad.
Libertad de existencia siendo lo que cada uno de uds son: uno entre todos, con todo y con todos.
Conquista de renacimiento en clarividencia.
Conquista del despertar de vuestros sentidos sutiles bailando con vuestros sentidos físicos en comunión y esplendor.
Conquista de ese guerrero de la luz que implanta el valor y el coraje de confiar en la entrañable condición humana que representan en el planeta azul.
Condición humana que descubre que el libre albedrío es la facultad de la condición humana.
Condición humana que los conduce por caminos de exploración, de investigación, de reflexión, de apertura de potencialidades que los hace ser capaces de practicar la plenitud de la existencia.
Condición humana que les permite ser faros de luz.
Ser y vivir esa condición humana extendiendo vuestros brazos hace otros faros de luz para alumbrar el despertar planetario y recrear el brillo de eso que son y de eso que siempre es.
Son y serán "Vida en movimiento".
Vida en movimiento en amor y perdón.
Los bendecimos y los amparamos y los cubrimos con el manto de lo verdadero.
Eso verdadero que es amor.
Rut Cohen



La forma de comunicación que tenemos está adaptada al tipo de conciencia que manejamos. Con esto quiero decir que fuimos adaptando el lenguaje al tipo de cosas que manejamos. Por eso cuando manejamos física y mentalmente cosas materiales seguramente que las palabras que más manipulamos son referentes a este tipo de cosas. Me llamó la atención este hecho cuando empecé a leer las traducciones de textos de otras culturas. Algunas parecían inexplicables al principio hasta que uno va compenetrándose con las características propias de cada cultura y supongo que la mente se adapta, de a poco, a pensar de un modo diferente, y lo que parecía imposible (de entender) se torna algo simple y natural. Por ejemplo cuando intenté leer algo del libro de las mutaciones (I Ching) encontré un lenguaje muy abstracto para nuestra mente concreta, pero tenemos algo dentro de nosotros que realiza a veces la "traducción" y uno empieza a entender algo.

La metáfora produce un efecto parecido, pero es más afín a nosotros y se nos hace más fácil producir la transformación en nuestra mente, para entender de qué se trata.

Con la globalización muchas culturas, con sus particulares formas de conceptualizar el mundo, se nos están haciendo más afines y muchos de nosotros nos fuimos acostumbrando a nuevas formas de razonar y pensar.

Es el caso de las culturas orientales que hoy hacen ya a nuestro acerbo cultural. La introducción de estas culturas amplió la capacidad de nuestro ser de entender cosas que hacen un tiempo atrás, en nuestro occidentalismo eran totalmente ajenas e inexplicables.

La luz y la oscuridad desde el punto de vista del conocimiento son conceptos metafóricos profundos, que supongo que hoy entendemos mejor por el aporte de otras culturas que ampliaron nuestro conocimiento de los temas espirituales.

El tema de la luz y la oscuridad debe de ser muy arcaico, proveniente de nuestras raíces carnales más antiguas, ya que la oscuridad nos produce un montón de reacciones psicológicas asociadas, al igual que la luz o lo iluminado nos provoca otras reacciones en su mayoría opuestas.

No estamos preparados para la noche y la oscuridad, somos seres de la luz. Eso es muy importante para nosotros.

En la luz es donde crecemos y desarrollamos nuestras vidas. En la oscuridad no podemos hacer nada (hay seres que si pueden y están preparados para ese medio) por eso metáfora o no de por medio, es en la luz donde "vemos" y vivimos nuestras vidas. También del mismo modo, podemos explicar que en la oscuridad, la sombra y las tinieblas nos encontremos perdidos.

Desde lo espiritual sucede que hoy por hoy estamos en tinieblas: no sabemos nada sobre el porqué de la vida, ni de la muerte, ni de la ética, ni de las leyes, ni sobre si existe algo más o todo es material. En ese medio de sombras no funcionamos bien. Por eso estamos en un tiempo generalizado de materialismo acérrimo, que no perdona seres ni tierras, porque no entiende el propósito, el destino y las consecuencias.

Casi todos esperamos un poco de luz para nuestras vidas. Estamos esperanzados en encontrar algo de luz entre estas tinieblas. Casi todos buscamos algo. No creo que haya ser que en la actualidad no guarde un poco de esperanzas de un tiempo mejor, donde los seres de este planeta podamos vivir en armonía y equilibrio y con mayor felicidad.

Todos esperamos pacientes esa vela encendida que nos lleve por el camino correcto, por el camino hacia la verdadera luz del alma, donde todos los interrogantes y todas las dudas se respondan y nos permita transitar definitivamente por un camino inundado de luz.

Ese es mi más profundo deseo y espero compartirlo con toda la humanidad.

Licenciado Alejandro Giosa



Radiante como un diamante eres
iluminas mi días y noches
enciendes amor con tu luz brillante.

En el espacio infinito se encuentra
una estrella angelical
que ilumina el cielo celestial.

Te destacas de las demás estrellas
por ser la más especial,
por haber sido tan tierna, amorosa
delicada, llena de luz.

Dime estrellita mía
eres feliz
me amaste como te ame yo.
En el mundo terrenal que estuviste
dejaste muchos rayitos de luz en mi alma
y te lo agradezco de todo corazón.

Siento tu energía, presencia,
tu inmensidad, rodeada de lo espiritual
resplandeces en tu galaxia
y me das seguridad, aumentas mi amor
me diste una amistad hermosa y alegría,
y eso jamás me olvidaré
porque a pesar que físicamente no estas
si lo estas cuando en la noche
de oscuridad observo que una luz maravillosa
dispersa una energía especial y se que eres tu.

El gusto por la sencillez, el sentimiento puro,
un alma cálida, profunda, llena de paz
es lo que nos enseñaste a vivir.

Desde ese hermoso cielo azul, eres
mi guardián.
Desde este planeta te puedo observar
llévate mis sueños, mis deseos
para que nunca pierdan su luz
para que se hagan realidad.
Eres mi rayito de luz navegando
en una galaxia del universo,
como esas estrellitas fugases que se
transportan de un lado a otro brillando
así eres tu.

Hoy te prendo una vela
para brindarte más luz
y agradecerte por ser mi estrella especial.

Prof. Carla Manrique



Enviar a un(a) amigo(a)
    enviar a un(a) amigo(a)    
   Imprimer/Imprimir
    imprimir    
   Vuestra opinión sobre estos artículos
    vuestra opinión sobre estos artículos    

Regreso en visualización clásica